Buscar en este blog

viernes, 23 de agosto de 2013

El ciclo de la vida

   El olor a jabón me evoca recuerdos de infancia, mis abuelos haciendo jabón: la abuela calculaba los ingredientes y el abuelo con su infinita paciencia giraba una y otra vez el palo en el barreño. ¡Podían pasar horas!. Tras la maduración del jabón, el abuelo, con una navaja lo migaba para convertirlo en virutillas que más tarde se usaría para lavar la ropa en aquellas antiguas lavadoras de turbina. La abuela siempre se opuso a usar detergente en polvo, "¡eso deja la ropa bronca!", y llevaba razón, por eso ahora se usa suavizante. Recuerdo el olor de aquellas sabanas y su tacto en mi cara. Y ahora, desde que hago jabón artesanal, he recuperado aquellas sensaciones. Son los ciclos de la vida que se repiten una y otra vez.


Jabón con firulillos


    Sus ingredientes son: aceite de oliva virgen, coco, palma, manteca de cacao y un sobreengrasado (SE) al 10% con aceite de aguacate, este último, es uno de los más preciados por su riqueza en minerales y vitaminas, siendo muy nutritivo, además de sus propiedades reafirmantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario